El Hoski

Hoski es el seudónimo de José Luis Gadea (Montevideo, 1988). Vive en Sauce, Canelones. Es estudiante de Filosofía (FHCE) y docencia en Literatura (IPA). Como escritor, se desarrolla en los géneros narrativo y lírico: Poemas de Amor (Imp. Gráfica, 2010) y Hacia Ítaca (Yagurú, 2011). Premios: 1er Premio Narrativa Casa de los Escritores (2009, 2011), Primer Premio Concurso Pablo Neruda (poesía) (2009), entre otros. Hoski además es músico y participa actualmente de dos proyectos: Por culpa de Brausen (música y poesía) y La Nelson Olveira. Finalmente, es encargado del blog Partenones Turcos (www.elhoski.blogspot.com).


1) ¿Cuándo descubriste que querías hacer lo que haces ahora? ¿Cómo fue?

 

Lo fui descubriendo de a poco. O sea, al principio yo quería hacer música. Tenía doce años y estaba convencido de que quería tener una banda y tocar. Y a veces pasa que uno no tiene verdadera conciencia del poder que tiene el estar convencido de algo. Entonces estaba convencido de que era posible. Si me lo hubiera cuestionado (o hubiera escuchado a algunos compañeros de clase, familia, etcétera, a quienes le parecía una locura), quizá nunca hubiera llegado a hacer música. Por supuesto que he contado con apoyo. Pero a veces estando convencido de que quiere y puede algo puede transmitirle a los demás, por más incrédulos que sean, de que efectivamente uno puede hacerlo.

 

Con respecto a escribir, fue algo que se fue dando naturalmente. Primero asociado a mi sueño de tener una banda (escribía letras de canciones) y después al ver que me servía para decir las cosas que me pasaban. De hecho, escribir me servía para pensar mi mundo. Pero todo terminó de cerrar en las clases de Literatura de Liceo: leer, leer a ciertos escritores me convenció de que yo también quería serlo, de que quería contar y crear mi mundo. Luego, cuando empecé a participar en concursos literarios, cuando logré editar en algunas revistas y en antologías salidas a partir de dichos concursos, entonces comprendí que lo había logrado: que era escritor.



2) ¿Te inspiras o te inspiraste en alguien o en algo alguna vez para crear? ¿En quién?

 

Sí, en varias cosas. En canciones, en personas, en libros. Yo empecé a escribir poeísa a los trece, pero fue a los quince o diecíseis cuando me di cuenta de que quería ser poeta o algo así. Entonces escribía mucho. Fue un momento de gran desarrollo. Y lo fue también porque fue un momento de desarrollo en la lectura y la sensibilidad en general. Entonces recuerdo que había un combo de cosas que me inspiraban y me ponían a escribir de madrugada igual. Por un lado, la novela Rayuela de Cortázar y la locura intelectual de su personaje Horacio; por otro las canciones de Los Traidores, una banda uruguaya de rock de los años 80's con letras lúgubres (“sales a buscar // perdido en la profunda noche // puedes escuchar // lo que dice la profunda medianoche”, por ejemplo); y por último, una compañera de clase (como no puede ser de otra forma) que me gustaba, y todos pueden adivinar, no me correspondía. Si cuento esto es porque siento que uno se siente muy bien cuando crea y vive al mismo tiempo; son dos cosas que se alimentan mutuamente. Y también porque uno está en debe con aquellas cosas que le permiten crear, y entonces yo recién empezaba y fue muy fértil encontrarme con la muchacha, el libro y la canción. Luego, podría contar otras inspiraciones, pero la entrevista sería más aburrida aún de lo que ya la hago.



3) ¿Cuál es tu lugar favorito para trabajar? ¿Por qué?

 

No tengo lugar favorito. O sea, depende de lo que quiera hacer. A veces el mejor lugar es mi cuarto, siempre y cuando no haya ruido o gente molestando. Y en ese caso se trata de algún texto que me exije concentración. Pero también pasa que hay canciones (o poemas) que solo pueden crearse estando con amigos: canciones de humor, improvisadas que jamás podría escribir en mi casa, en soledad. Así que todo depende y no tengo un lugar favorito.



4) Muchos medios de comunicación nos muestran que el mundo anda muy mal… ¿Qué papel crees que juegan el Arte y la Literatura en el intento de crear un mundo mejor?

 

Un mundo mejor solo es posible si el hombre se comprende a sí mismo, aún en sus aspectos menos bellos. La Literatura y el Arte en general sirven para eso: para que el hombre se exprese, para que el artista y quienes reciben su arte puedan entender por qué son de tal o cuál modo, es decir puedan reconocerse en las obras. Buena parte de los errores que cometemos, los cometemos por no entender quienes somos, lo que queremos, lo que nos pertence y no nos pertenece por derecho. En ese sentido, si el Arte nos ayuda a entendernos más, debería ayudarnos también a ser más sinceros con nosotros y los demás.


5) Resume en una lista los motivos por los que quieres/necesitas ser un creador.

 

*Porque crear me hace bien; crear una obra (una canción, un cuento, un poema), pensar una idea, llevarla a cabo, trabajarla y luego compartirla le da sentido a mi vida y me alivia de los problemas y de las cosas que me frustran. Cuando uno crea puede hablar de las cosas que más le duelen, y de ese modo no solo expresarlas (desahogarse) sino también convertirlas en otra cosa.

 

*Porque es el modo en que vivo las cosas que me pasan. No se es creador solo cuando se está frente a la hoja escribiendo: uno vive el poema desde antes, cuando camina por una esquina y siente un aroma o piensa en alguna cosa. A estas alturas no elijo ser creador; ya soy. Es mi modo de ser en el mundo. Como decía, las experiencias que uno va viviendo se transforman en otra cosa; como el fotógrafo que camina por la ciudad, mira los edificios, las veredas, la gente y se imagina innumerables fotos que quizá no saque nunca.

 

*Porque crear es la tarea a la que pongo más empeño y de la que me siento más orgulloso.


6) Define en breves palabras qué papel juega el lector o espectador durante tu proceso de creación.

 

Bueno, primero me interesan algunas personas con las que he compartido experiencias de vida, ideas, intereses artísiticos. No es que escriba solo para ellos, pero cuando estoy creando un poco dialogo dentro mío con ellos; me ayudan a ser más sinceros con lo que quiero decir.

 

Con relación a los lectores o público en general creo que a menudo pienso en ellos en cuanto a cómo puedo sorprenderlos. Me interesa crear canciones o cuentos que se salgan de lo esperado, que molesten al lector-espectador. Cuando creo presupongo que quien está del otro lado es inteligente; incluso cuando soy sarcástico no espero a alguien tonto sino a alguien capaz de ir más allá de lo que yo digo. En fin, trato de no pensar en un lector-espectador estereotipado: vivimos en mundo donde hay muchas cosas estereotipadas y esperables (programas de televisión, canciones, libros, las personas, los representantes del sistema político -lo de ponerlos fuera de la categoría “personas” es mero azar); es necesario pensar en un público diferente y a su vez que el público descubra algo diferente. Las personas más interesantes que he conocido son aquellas que son complejas y diferentes, que tienen algo que yo no me esperaba...


7) Recomiéndanos algunos libros que te hayan gustado en la adolescencia, o que creas que nos puedan gustar.

 

Bueno, el gusto de cada persona está de acuerdo a sus necesidades, a su manera de ser en un determinado momento de su vida. De todos modos, si me lo piden así, tiro algunos nombres:

 

*Julio Cortázar (argentino): Rayuela

*Fedor Dotoievski (ruso): Noches Blancas

*Juan Carlos Onetti (uruguayo): El Astillero

 

Estos dos los descubrí después de la adolescencia pero igual los recomiendo:

*Mario Levrero (uruguayo): El lugar

*Idea Vilariño (uruguaya): Poemas de Amor o sino Nocturnos


8) Elige alguna de tus obras para que la podamos leer/observar y cuéntanos por qué nos la recomiendas especialmente. (Esta es la obra que puedes enviarnos como "archivo u objeto adjunto").

 

La obra elegida es “936 carácteres para colgar en un muro de Facebook” (poema) y la elijo por varias razones. Primero porque tiene que ver con un problema que tenemos todos, escritores y no escritores: nuestras posibilidades de expresión, nuestras posibilidades de decir lo que nos pasa. Y esto en relación a un mundo dominado por los medios masivos de comunicación y la telefonía celular donde se supone que uno podría expresarse mejor y sin embargo estamos llenos de malhumor y frustración.

 

Luego, también lo elijo porque es necesario romper con esa idea de que la Literatura es algo acartonado con lenguaje de viejos. En la Literatura valen todas las palabras, más allá de que a veces se nos quiera imponer que existen palabras buenas y malas. Lo único que importa es cómo funcionan esas palabras en el texto, lo que logran; si sirven para expresar lo que se quiere expresar, si lo hacen con ingenio. Escribir es comunicarse; ¿qué es lo relevante cuando uno quiere comunicarse? Que el mensaje llegue. Entonces las palabras a elegir dependen del mensaje que uno quiera dar.


9) ¿Qué consejo podrías darle a los adolescentes de nuestra edad?

 

Que no se crean todas las farsas que el mundo adulto quiere imponerles. Estamos en un momento en que se quiere hacer responsable a adolescentes y jóvenes de los fenómenos sociales como la delincuencia. Desde los medios, y desde una coyuntura histórica, han resurgido en Uruguay todo tipo de discursos conservadores. Lo que me da tristeza es ver cómo a veces los adolescentes reproducen estos discursos, cómo repiten un mundo decadente que les transmiten los adultos. Para hablar de temas concretos: el machismo, la homofobia, el prejuicio hacia ciertas actividades (como la artística: “no es lo mismo ser matemático que músico” dicen muchas veces los propios alumnos de liceo), y principalmente los prejuicios por etnia o clase social hacia los propios compañeros. Hay que ser reflexivo para saber separar la rebeldía adolescente (caprichosa, e inevitable porque todos la tuvimos) de una rebeldía fundada y justa. Y defender los derechos de uno desde ahí. Sino se logra eso los adolescentes pueden ser convencidos de que toda oposición que tengan a la autoridad y al sistema establecido es puro capricho, que es necesario aplicarles el rigor porque ellos no están preparados para el diálogo (se naturaliza el autoritarismo) y la negociación. Yo he visto a muchachos duros, rebeldes, molestos con el Liceo, los profesores, la policía, los padres y cualquiera que quiera aplicarles la masa, en el fondo convencidos de que están equivocados, totalmente equivocados, que la razón la tiene la autoridad. Hay que tener cuidado, porque muchos adultos es precisamente eso lo que quieren: hacer sentir a los jóvenes (aún a los más rebeldes) que toda oposición es un capricho; vender la imagen de que a los adolescentes solo les importa drogarse y tomar alcohol; que son los responsables de la delicuencia; que no piensan, y por ende no merecen ser escuchados...


10) ¿Qué podrías recomendarle a un joven que quiera ser un artista?

 

Que siga creando. Parece tonto pero no lo es. La mayor parte de los aprendizajes que uno pueda recibir en arte vienen de la propia práctica. Luego, depende de que quiera hacer con su arte; hay quienes desean mostrar lo que hacen, otros que prefieren hacer arte por hobbie. Yo personalmente aliento a que los artistas se muestren y compartan lo que hacen. Hay muchos artistas jóvenes muy buenos con vergüenza y el mundo se pierde de ellos. Además, mostrándose uno se foguea, aprende mucha cosa que si guarda lo que hace en casa jamás aprendería. Claro, también hay que aprender a no desanimarse ante las críticas; las críticas son buenas siempre que ayuden a crecer. En todo caso, hay que darse algún crédito a uno mismo, no desanimarse, trabajar para mejorar, y valorar ante todo la tarea de crear que es hermosa.

Descarga
936 caracteres para colgarse en un muro de facebook
936+caracteres+para+colgarse+muro+de+Fac
Documento Microsoft Word 22.5 KB