Federico Pererira

Nacido el 18/11/1985 en Montevideo, en el año 1990 se muda con toda su familia a Maldonado. Actualmente es maestro de escuela y profesor de computación de Ceibal. En materia literaria durante el año 2010 compartió una publicación de sus textos de poesía con elgrupo “Fulanas y Menganos, escritores emergentes”(http://fulanasymenganos.blogspot.com) con otros 5 compañeros, todos escritores de poesía y del Departamento de Maldonado, publicaron el libro “El lugar que no es”. Este grupo se amplió y actualmente está por publicar otro libro con 6 nuevos compañeros, que incluye alguna narrativa también llamado “El ágora del puente”. Escribe desde el 2006 su libro aún inconcluso“Tacto, Gesto y Poema” publicado en la web (http://tactogestoypoema.blogspot.com).

En materia musical integró como percusionista “Tercero en discordia” con 2 amigos, banda ahora disuelta e integra desde el año 2003 “Derivados”, como batero y cantante (https://soundcloud.com/derivados). Tiene un nuevo proyecto musical como guitarrista y cantante, que rescata algunas canciones de “Tercero en discordia” y suma nuevas composiciones (https://soundcloud.com/federicopereira)

 


1) ¿Cuándo descubriste que querías hacer lo que haces ahora? ¿Cómo fue?

 

No creo que haya sido un descubrimiento, en un principio más bien que fue una búsqueda. Empecé a leer algunos poemas, siempre me centré en las letras de las canciones, buscando interpretaciones de lo más raras. Luego decidí que quería escribir. Y empecé con el ensayo y el error, todo lo que escribía me parecía espantoso (aún me sigue pasando a menudo). Luego de 2 años más o menos, empecé a sentirme conforme con algunas producciones, tenía en ese entonces ya 20 años. Un amigo muy especial, compañero de músicas (ejerzo la música desde chico, primero como batero, luego como cantante y por último como guitarrista), tenía algunas inquietudes similares a las mías, y empezamos a mostrarnos nuestras producciones, se empezó a generar algo que luego con el correr del tiempo se tornó una necesidad. Escribir, en un principio poemas, luego canciones y hasta algún relato (que quedaron y siguen quedando muy mal). Con el tiempo empecé a entender que ciertos estados de ánimo, o momentos de la vida (de euforia, alegría o a veces de bajón) generan mayor intensidad a la hora de escribir, de sentir. Y lentamente he ido aprendiendo a descifrarlos como si fueran señales que puedo ir reconociendo, señales que me dicen por lo bajo palabras, que a veces entiendo y otras no, y luego las expulso, en servilletas, miles de cuadernos y computadoras, celulares, o el vano intento de intentar repetirlas cuando no tengo un medio donde fijarlas más que mi memoria; pero se van, y creo que luego vuelven, en otras.

 

 

 

2) ¿Te inspiras o te inspiraste en alguien o en algo alguna vez para crear? ¿En quién?

 

Mi primer motivación fue un amor no correspondido, creo que eso le imprimió una personalidad a lo que vino luego. Le imprimió cierto dejo de despecho, de marginalidad, que luego con los años me fui cuestionando. He escrito cosas, cuando un ser querido mío está pasando un mal momento también, como que ponerme en su lugar y llegar a alguna conclusión me hace sentir menos impotencia de no poder evitarle a esa persona que pase, lo que todos hemos pasado alguna vez de algún modo.

Otras veces cuando me están pasando cosas que me alegran mucho también me dan muchas ganas de escribir.

Ya en algo y no en alguien no sé si me he inspirado, creo que se puede considerar algo una canción o un texto, eso también te da ganas de plagiar, pero luego le vas dando tu forma y te vas alejando del producto inicial.

Últimamente he intentado mechar algo de crítica social a mis producciones, en la música ya lo descarté porque me salió muy mal, en la escritura lo he logrado parcialmente, pero a través de la ironía. De reírme un poco de lo que me da ganas de llorar, principalmente del consumo y de la influencia que tiene sobre nuestros sentimientos.

 

 

 

3) ¿Cuál es tu lugar favorito para trabajar? ¿Por qué?

 

No tengo un lugar determinado, generalmente en casa, por que allí resido y habito, pero en los lugares más disímiles se me ha dado por escribir, poemas, relatos, canciones, etc.

Me gustaría destacar el papel de las vacaciones en mi producción, de los viajes. Es subirme a un ómnibus y empezar a viajar (si es un lugar nuevo más aún), y empiezan a surgir ideas.

 

 

4) Muchos medios de comunicación nos muestran que el mundo anda muy mal… ¿Qué papel crees que juegan el Arte y la Literatura en el intento de crear un mundo mejor?

 

No es una respuesta políticamente correcta o diplomática, pero creo que ninguno. Si te fijas han habido artistas geniales que no necesariamente fueron buenas personas o ayudaron a lograr un mundo mejor. Los artistas son humanos y llevan los defectos de la humanidad con ellos. Ahora como la pregunta es el papel del Arte y la Literatura, tal vez no he respondido con exactitud. Creo que en el caso del arte (que comprende a la literatura y a muchas otras disciplinas y manifestaciones) este es una herramienta para conocerse a uno mismo. Para meterse adentro de uno y sacar un producto que desafíe a la transitoriedad de nuestras horas en este plano. La literatura, de un modo peculiar. En cuanto a que eso genere mejoras en el mundo, lo dudo. Por lo dicho anteriormente, he visto y sabido de excelentes artistas, que son muy malas personas.

 

 

5) Resume en una lista los motivos por los que quieres/necesitas ser un creador.

 

Porque creo que es algo que vale la pena, y no son muchas las cosas que creo que valgan la pena. Porque quiero dejar algo, que por lo que veo no va a traerme nunca (ni lo he intentado) dinero o alguna ventaja. Y aparte de eso, aunque suene feo, me encanta leerme o escucharme, criticarme, reinventarme. Me divierte.

 

 

6) Define en breves palabras qué papel juega el lector o espectador durante tu proceso de creación.

 

Bueno acá tengo que responder en dos partes.

El lector juega un papel anónimo, no pretendo saber quien me lee o me ha leído, ni pretendo que ese lector sepa nada de mí. Siempre me consideré malo leyendo lo que escribo, me siento un escritor para la lectura, no para la oralización de mi lectura. Durante el proceso de creación no pienso en el lector, tal vez pienso en mí como lector, me leo, trato de alejarme de mis textos, de descentrarme de mi mismo.

En cuanto a las canciones, muchas veces la ejecución en vivo de una, trae errores que te hacen enojar contigo mismo, pero en otras oportunidades trae momentos de relación con quien te escucha, en esos casos creo que el que escucha te permite entrar un poquito dentro de él, y eso se siente mucho. Se produce algo increíble.

 

 

 

7) Recomiéndanos algunos libros que te hayan gustado en la adolescencia, o que creas que nos puedan gustar.

 

De Salvador Puig, me conmovieron y me hicieron querer escribir, “La luz entre nosotros” fue el primero que descubrí allá por el 2006, el poema “Diálogo del alba” me gustó mucho de adolescente, luego del mismo autor el poema “Lugar” que no recuerdo el nombre del libro, de tapa violeta que lo incluye.

Antologías desgarradoras de Idea Vilariño me impresionaron, algún poema de Alfredo Fressia, de sus “Poemas” y de Juan Carlos Macedo “Durar III”, libros de Juan Ramón Jiménez “Diario de Poeta y mar” o “Poemas”.

Las “Obras completas” de Felisberto Hernández en narrativa.

 

 

8) Elige alguna de tus obras para que la podamos leer/observar y cuéntanos por qué nos la recomiendas especialmente. (Esta es la obra que puedes enviarnos como "archivo u objeto adjunto").

Son 3 links:

http://tactogestoypoema.blogspot.com/

https://soundcloud.com/federicopereira

https://soundcloud.com/derivados

 

9) ¿Qué consejo podrías darle a los adolescentes de nuestra edad?

Creo que el mejor consejo es hacer cosas buenas y no pensar en una retribución. No joder a nadie, ni a uno mismo y predicar con el ejemplo. Eso si, no pensar que eso significa ser un santo. Solo una persona de bien, con algunos defectos, pero no demasiados.

 

10) ¿Qué podrías recomendarle a un joven que quiera ser un artista?

 

Que busque adentro suyo, que se nutra de otros artistas de su género o de otros géneros o disciplinas artísticas, que trate de copiarles pero que le salga mal. Que busque siempre dentro suyo, en el origen está la verdadera originalidad. Que se aleje de las modas, que huya de ellas aunque parezcan reales.