Jorge Castillo

1. ¿Cuándo descubriste que querías hacer lo que haces ahora? ¿Cómo fue?

 

Yo tengo 32 años y de chico nunca estuve seguro de lo que quería hacer; es más, hasta ahora no sé si realmente me siento seguro de lo que hago. Pero también, de algún modo extraño que no puedo explicar, sé que esto es lo que voy a hacer el resto de mi vida y, pensado así y dentro de esa inseguridad, me hace feliz.

 

 

2. ¿Te inspiras o te inspiraste en alguien o en algo alguna vez para crear? ¿En quién?

 

El poema que les envío es un poema que escribí pensando exclusivamente en un gatito que me acompañó cuando vivía muy solo en un barrio extraño para mí. Este gatito, de nombre Bati, fue envenado por algún miserable vecino del barrio en donde vivía. Yo vivía en casa de unos tíos porque estos se fueron de viaje, era una casa muy amplia y muy silente. Este gato, techero, venía todas las tardes a visitarme y poco a poco fuimos haciéndonos amigos y pasábamos tiempo juntos. Le gustaba, por ejemplo, escucharme recitar mis poemas. No soy una persona muy pegada a los animales pero este gatito me inspiró una ternura infinita.

 

 

3. ¿Cuál es tu lugar favorito para trabajar? ¿Por qué?

 

Entiendo que por trabajo se refiere a la creación de textos literarios. Porque yo trabajo, es decir, el medio que me permite pagarme los frejoles, en otro lugar y haciendo otra cosa. Si se trata de mi trabajo literario que no es, para nada, un trabajo, sino un juego, un gusto, un placer finalmente. Lo hago en mi habitación donde tengo un escritorio lleno de papeles y libros. ¿Qué por qué? Porque es el lugar más solitario de mi casa y así me siento más cómodo.

 

 

4. Muchos medios de comunicación nos muestran que el mundo anda muy mal… ¿Qué papel crees que juegan el Arte y la Literatura en el intento de crear un mundo mejor?

 

El mundo está muy mal pero no es por culpa de los medios (aunque no son, precisamente, alentadores para un cambio). No sé por qué el mundo está muy mal, y no sólo en Latinoamérica, o en Perú que es mi país, sino en África y en muchos lugares más. Todos, incluído los países “del primer mundo” tienen muchísimas cosas malas. Sin embargo, el problema de nuestro continente es que aún no puede superar los males menores (superados en buena parte por las potencias del primer mundo) como por ejemplo la posibilidad de conseguir un mínimo de condición humana decente, eso nos está negado o imposibilitado dada nuestra clase social.

Creo que el Arte y la Literatura tienen un papel enorme e increíble para cambiar el mundo. Esto suena muy iluso, pero no lo creo así. Creo que el Arte, y la Literatura en particular, nos dan dos posibilidades muy fáciles de detectar: la primera, es que nos muestran alternativas de otro mundo, de otra posibilidad, de que lo que tenemos no es lo único ni justo, la imaginación nos invita a soñar y creer que hay otra forma de vida, acaso mejor que la que tenemos ante nuestros ojos; la segunda, es que nos hace seres más críticos con respecto a lo que nos pasa día a día, nos activa para despertarnos frente a la injusticia, el maltrato, las diferencias y el abuso. Ser más críticos nos permite ser inconformes y por eso mismo tratar de cambiar el orden de las cosas.

Incluso en un libro de cuentos de horror o en un libro de cuentos de asesinos podremos despertar nuestra imaginación y llevarnos donde querramos. Finalmente, un libro es también un amigo, un amigo al que siempre podemos recurrir y no necesitamos más que nuestras propias ganas de hacerlo y nuestro amigo, el libro, nunca nos pide nada a cambio. Aunque, cuando ya lees mucho, hay libros que te exigen más de uno, pero es cuando eres más feliz que uno: eres feliz por mil.

 

 

5. Resume en una lista los motivos por los que quieres/necesitas ser un creador.

 

Yo no tengo motivos para crear. Me gusta hacerlo. Ni siquiera me siento bueno haciéndolo, lo hago porque hay un parte en mí que, de alguna manera, me exige. Y esto me ocurre casi todo el día pero no siempre le hago caso, a veces lo evito haciendo otras cosas, a veces me siento ridículo y tonto cuando evito esta exigencia, pero siempre está. A veces estoy en una reunión con amigos y me aparece esta exigencia y me digo, para mis adentros, “qué hago acá, debería estar en casa escribiendo esto o aquello”.

 

 

6. Define en breves palabras qué papel juega el lector o espectador durante tu proceso de creación.

 

Mi hipotético lector no tiene demasiada importancia para mí. Me haría muy feliz que alguien piense que lo que escribo le pueda gustar pero, mientras lo hago, no pienso demasiado en él. Hubo un tiempo que escribía cosas para mi novia y, claro, sí pensaba a menudo en ella, como cartas-poema, tiempo después descubrí que la psicología llamaba a esto “erotografomanía”, así que supuse que era un maniaco. Por suerte, ella me dejó.

 

 

7. Recomiéndanos algunos libros que te hayan gustado en la adolescencia, o que creas que nos puedan gustar.

 

Cada libro tiene su lector y cada lector su libro. Nunca deben dejar que les imponga el gusto nadie, incluso el más sabiondo del mundo. Dicho esto, yo comencé siendo lector desde muy chico y los libros que más me impresionaron fueron 3: Sandokán de Emilio Salgari. Que es la aventura de un pirata malayo que navega los mares de Oceanía, es un pirata que, curiosamente, tiene códigos de honor y es muy valiente. Fue el primer hombre que respeté. Viaje al centro de la tierra de Julio Verne, es otro libro de aventura que yo tenía, además, en una bonita edición, ilustrada, que permitía que tú pudieras elegir qué camino debías seguir para llegar al fondo de la tierra. La enciclopedia El porqué de las cosas, con ese sugestivo nombre podría decirse que las preguntas mundiales están resueltas pero no, es tonto pensar de que todas las preguntas tienen respuestas, es bonito, a veces, que las preguntas se queden siempre siendo preguntas nomás. Me gustaba revisar esa enciclopedia que tenía una tapa roja con letras negras y blancas muy grandes.

Los libros que les he mencionado son libros que se suelen mencionar cuando inicia el viaje de la lectura, libros de aventuras principalmente. Pero cuando uno busca iniciarse debe, como en las mejores aventuras, elegir siempre su propio camino.

 

 

8. Elige alguna de tus obras para que la podamos leer/observar y cuéntanos por qué nos la recomiendas especialmente. (Esta es la obra que puedes enviarnos como "archivo u objeto adjunto").

 

Elegía para mi gato. La elegía es forma de poesía que describe un lamento, una pérdida. Que es lo que yo quise escribir para mí y también para Bati porque me dolió mucho que haya muerto siendo tan joven, tan alegre y vital. Murió además en un patio gris una madrugada muy fea, yo lo vi agonizar y no pude hacer nada para salvarlo. No puedo recomendar ese poema porque es una pérdida y nadie puede recomendar a nadie que pierda algo. Tal vez puedo decir que es muy importante que quieran y respeten a todas sus mascotas. Ellos nos enseñan más cosas de las que podemos darnos cuenta.

 

 

9. ¿Qué consejo podrías darle a los adolescentes de nuestra edad?

 

Ninguno.

 

 

10. ¿Qué podrías recomendarle a un joven que quiera ser un artista?

 

Que no tengan miedo a equivocarse, que el arte no se trata de aciertos sino de búsquedas y de ser honesto. La belleza está en la verdad.


Descarga
Elegía+para+m+gato.wma
Archivo de música Windows Media 2.6 MB