Jorge Montesino



1. ¿Cuándo descubriste que querías hacer lo que haces ahora? ¿Cómo fue?

 

No tuve una iluminación ni una anunciación del tipo “esto es lo que debes ser”, pero recuerdo que a los 20 años, cuando abandoné la casa paterna y decidí vivir solo escribí un par de conjuntos de poemas que luego, años después quemé porque eran una copia de mis lecturas de Pablo Neruda y de Alejandra Pizarnik.

Recién a los 26 años y cuando escribía guiones para programas de radio sólo porque era mi trabajo, conocí a un escritor norteamericano, nos hicimos amigos y él me fue introduciendo a la escritura (que siempre comienza con la lectura). Él me mostró a los poetas imaginistas y además conversábamos largas horas en su casa. Allí, Douglas K. Currier, que ese era su nombre, enseñaba inglés y pintaba cuadros con otro amigo que era artista plástico. De esa forma fui llegando a mis primeros poemas, mis primeros escritos. Pero conviene decir también que llegué a la escritura también a través del dibujo. La cosa es así: porque como dibujaba bien, terminé trabajando en una imprenta; y como diseñaba bien pasé a una agencia de publicidad; y como tenía buena creatividad me hice redactor; y como me salían cosas interesantes me hice guionista; y como fui guionista llegué a la poesía y a todos los géneros de la escritura. Conclusión me hice escritor porque dibujaba bien.

 

 

2. ¿Te inspiras o te inspiraste en alguien o en algo alguna vez para crear? ¿En quién?

 

Más que inspiración, para crear se necesitan trampolines desde donde lanzarse a lugares siempre desconocidos, pequeños escalones, ladrillos que sobresalgan de la pared, portones, pilares, aleros, canales. Lugares donde poner los pies y las manos para ir trepando o atravesando, o cayendo, o saltando, e incluso trampolines donde nada más sentarse a pensar. Esos trampolines pueden ser canciones, artículos de diario, historias que se escuchan en el colectivo, recuerdos de la infancia, leyendas, cuentos, libros, enciclopedias, dibujos, cuadros, instrumentos, herramientas, oficios, en realidad cualquier cosa que exista, la inspiración puede ser un árbol de jabuticaba con sus frutos prendidos del tronco, qué cosa rara ¿no?

 

 

3. ¿Cuál es tu lugar favorito para trabajar? ¿Por qué?

 

No tengo un lugar favorito. Pero siempre trato de escribir cerca de mmis libros fundamentales, ahora tengo una biblioteca pequeñita pero con libros fundamentales. En ese lugar trabajo y esto es en mi casa, en lo que podría llamarse la sala de mi casa: allí trabajo. ¿Por qué? Porque es el lugar que tengo, me gustaría tener la posibilidad de mejorar ese lugar de trabajo y siempre tengo la esperanza de lograrlo.

 

 

4. Muchos medios de comunicación nos muestran que el mundo anda muy mal… ¿Qué papel crees que juegan el Arte y la Literatura en el intento de crear un mundo mejor?

 

El arte y la literatura son una herramienta fantástica para cambiar el mundo. Hoy en día los escritores o los artistas creen que no deben decir que el arte sirve para cambiar el mundo. Creen que si lo dicen van a ser tildados de “artistas partidarios del compromiso social”. Y creen que así se volverán malos artistas, porque existe el prejuicio de que los artistas comprometidos socialmente son malos o al menos los peores. Está de moda decir que el arte no sirve cambiar el mundo y está de moda mostrarse livianos, y decir que el arte no puede rebajarse a ese plano.

Pero cambiar el mundo para mejor es un compromiso humano y los artistas son entre los humanos los más privilegiados por haber recibido el don de la creación, por eso tienen una doble responsabilidad. Por otro lado como la tarea del artista consiste en crear un mundo nuevo y facilitarlo a la sociedad, desde ya que en ese mismo acto están cambiando el mundo, porque las cabezas de los lectores no vuelve a ser la misma que antes de leer una obra verdadera.

 

 

5. Resume en una lista los motivos por los que quieres/necesitas ser un creador.

 

No tengo motivos. Podría dejar de serlo si quisiera. Pero no sería justo, cuando uno recibe un don tiene la responsabilidad de compartirlo con los demás. Ser un creador no es un deseo, no es algo que uno quiera y obtenga. Ser un creador es algo que nos es dado por cuestiones misteriosas de la vida.

 

 

6. Define en breves palabras qué papel juega el lector o espectador durante tu proceso de creación.

 

Un escritor conocido mío, hace muchos años, siempre decía que escribía para seis o siete lectores que él tenía. Y que eso le resultaba de lo mejor, que de esa forma podía tener un ida y vuelta y además podía concentrarse mejor en su escritura. Pero esto no es una receta. Sucede que a veces pensamos en el lector y a veces no. De hecho el escritor es un lector, debe serlo para poder escribir, así que en este tema no hay reglas. Depende cómo se presente el texto.

 

 

7. Recomiéndanos algunos libros que te hayan gustado en la adolescencia, o que creas que nos puedan gustar.

 

Bien, no he sido un gran lector en la adolescencia, me gustaba más salir a bailar y jugar fútbol y dibujar, lo cual es parte de ser joven, pero para aquellos que gusten de la lectura me permito decirles que no hay nada mejor que los cuentos que se dice son para niños, como por ejemplo Alicia en el país de las maravillas, Alicia a través del espejo, Las aventuras de Silvia y Bruno, La caza del snark, todos de Lewis Carroll. También los cuentos de Perrault: Piel de asno, Caperucita roja, La bella durmiente, Barba Azul. Los cuentos de Quiroga son también infalibles, una maravilla y si les gusta el terror: Edgar Allan Poe: Los crímenes de la calle Morgue y en general todos los suyos. Pero también es interesante leer autores vivos, aquellos que viven a la vuelta de sus casas y los que viven en otros departamentos y los que viven en Montevideo y los que viven en otros países también, para eso tienen todo esto que les ha preparado su profesora, esta página magnífica.

 

 

8. Elige alguna de tus obras para que la podamos leer/observar y cuéntanos por qué nos la recomiendas especialmente. (Esta es la obra que puedes enviarnos como "archivo u objeto adjunto").

 

Les estoy enviando el libro “La espuma o el recurso de lo efímero” que es un libro de poemas que publiqué en 1999 en Paraguay, país del que soy aunque ahora estoy viviendo en Maldonado. Espero que lo disfruten y además les enviaré dos ejemplares de mi última novela que se llama “Tré la tré María”, donde encontrarán una manera de expresión propia de los barrios populares de las ciudades del interior del Paraguay, en mezcla de español y guaraní, lo cual puede ayudarlos a comprender mejor el componente indígena del Uruguay, ¿sabían que en 1850 había registrados legalmente 30.000 guaraníes y sólo 100 charrúas, con lo cual queda claro que la parte indígena del Uruguay es predominantemente guaraní?

 

 

9. ¿Qué consejo podrías darle a los adolescentes de nuestra edad?

 

Que jueguen más a juegos de compartir con sus compañeros, que hagan más deportes sin importar la competencia y que dibujen más. Si se hacen esas cosas no queda tiempo para que caigamos en la tentación de los vicios ni del consumismo tonto.

 

 

10. ¿Qué podrías recomendarle a un joven que quiera ser un artista?

 

Como dije antes, desde mi punto de vista, eso no se elije, no por querer uno se hace artista. Artista es algo que nos es dado y si sentimos que ha sucedido esto, pues entonces a estar atentos y a trabajar mucho.

 

 


Descarga
La espuma
La+espuma.doc
Documento Microsoft Word 78.5 KB