Laura V. Alonso

 Laura Alonso (1970) nació y vive en Montevideo, Uruguay. Cursó la carrera Arquitectura en la Universidad de la República y actualmente es docente de la misma. En 1998 gana el 2do premio en el concurso de cuentos “Eróticamente” organizado por el semanario “La República de las Mujeres” del diario uruguayo “La República”. El relato se publica en libro homónimo al concurso. En 2006 realiza junto al “Colectivo Despalabras” (colectivo de escritores, artistas plásticos, periodistas y docentes de arquitectura) la actividad “El Patrimonio Leído: un recorrido por la ciudad de Montevideo y su literatura”. En el 2007 publica un libro de relatos titulado “Tres Tristes Trinidades” (Editorial Artefato) escritos, prácticamente todos, a mediados de los 90´. Ese mismo año comienza a leer su poesía en público en distintos ciclos y eventos culturales de Montevideo y un mini relato de su autoría es seleccionado entre los mejores 100 mini cuentos por SMS en el 1er certamen “T cuento Q” organizado por el programa radial “Sopa de Letras”, la telefónica estatal “ANTEL” y la “Cooperativa Bancaria”. En el 2008 expone un clip-poema titulado “La Paradoja del Instante” en el “Encuentro Internacional de Poesía Experimental Amanda Berenguer”, obtiene una mención en el concurso de cuentos “Paco Espínola” y el 2do premio en el “Premio Anual de Literatura” del Ministerio de Educación y Cultura del Uruguay. Este premio le es otorgado por el libro de poemas “Tratado sobre huecos”, libro que edita en agosto del 2009 (editorial Estuario). También en 2009 recibe la primera mención en el “Concurso Literario Municipal” organizado por la municipalidad de Montevideo, con el libro de poemas “Poesía rota” (aún inédito). Para 2010 serán publicados algunos de sus poemas en una antología de poetas mujeres iberoamericanas bajo un sello editorial aragonés. 


1. ¿Cuándo descubriste que querías hacer lo que haces ahora? ¿Cómo fue?

 

En realidad fue un proceso de años. Escribía desde la adolescencia pero no era sistemática. Le fui poniendo “disciplina” a mi escritura ya de más grande. Cerca de los 30 años.

Creo que la actividad lectora, como parte de mi entretenimiento en la infancia, fue la que me llevó a escribir. Eso y las ganas enormes de expresarme. De expresar dudas, preguntas, cierta disconformidad con el mundo, etc.

 

2. ¿Te inspiras o te inspiraste en alguien o en algo alguna vez para crear? ¿En quién?

 

Creo que tengo tres grandes referentes poéticos importantes (porque mi producción en el campo literario es mayormente poesía):

César Vallejo (peruano), a quien leí por primera vez a los 17 años y me acercó a una forma de la poesía que me era única y asombrosa.

Paul Celan (rumano pero que vivió la mayor parte de su vida en Francia y escribía en alemán) Con él descubrí algo que ya había detectado en Vallejo, de una forma más intensa: la incapacidad del lenguaje para decir cabalmente. Expresar un dolor que es el dolor humano tras una masacre (Celan –su familia, sobre todo- fue una de las tantas víctimas del nazismo) y descubrir que la poesía da voz a aquellos que no pudieron ser escuchados. Una voz balbuceante, hija del desastre.

Edmond Jabès (nacido en Egipto pero exiliado en Francia), a quien leí hace relativamente poco pero que completó lo que Celan ya me había aportado, además de una idea que me atrae en particular, bastante, que es la idea de la escritura fragmentaria y que va más allá de un género. O que no se define como poesía pura si no que es prosa, relato, etc.; todo a la misma vez.

Pero tengo más referentes: Roberto Juarroz, Alejandra Pizarnik, Henry Michaux, Héctor Viel Temperley. Y uruguayos como Eduardo Milán, Amanda Berenguer, Selva Casal, Luis Bravo, Roberto Genta, Medina Vidal, etc. Todos me aportan cosas distintas y en distintos planos de la creación.


3. ¿Cuál es tu lugar favorito para trabajar? ¿Por qué?

 

Mi casa y en particular, un lugar del escritorio que está junto a una ventana con una vista hacia los árboles y el cielo.

 

4. Muchos medios de comunicación nos muestran que el mundo anda muy mal… ¿Qué papel crees que juegan el Arte y la Literatura en el intento de crear un mundo mejor?

 

El mundo anda muy mal y creo que en realidad, siempre anduvo mal. Sólo que ahora lo vemos “en vivo y en directo”. No sé si el arte puede cambiar algo. No creo que tenga ese poder. Sí creo que puede abrir direcciones de pensamiento únicas y novedosas que nos quiten “el balde” que nos proporcionan los medios de comunicación y el sistema en el que vivimos. Y que puede iluminar zonas sórdidas de este mundo. El hecho de ser artista ya es ir contra corriente de este mundo y romper con la “obligación” de producir lo que se denomina útil para este sistema. Justamente, como el arte, en general, es “inútil” al sistema y al mundo, ya eso lo convierte en una actividad peligrosa para quienes no están interesados en mejorarlo. Somos quienes vamos a contrapelo. Y eso ya es bastante. Por ese solo hecho construimos una cara inesperada, una rendija desestabilizadora.

 

5. Resume en una lista los motivos por los que quieres/necesitas ser un creador.

 

Porque necesito expresar una serie de cosas que tienen que ver con una cierta disconformidad con el mundo. Y como el lenguaje no me alcanza para ello, lo fuerzo y lo retuerzo. Y de ese “juego” con y contra el lenguaje, intento erigir mi voz. Vivimos en un mundo que pregona diversidad y que, observado con atención, no lo es tanto. Mi voz, entonces, es un intento por romper con esa uniformidad en la que no me siento cómoda. Marcando “mi otredad” con el mundo, puedo manifestar y respetar las verdaderas diferencias que nos enriquecen como seres humanos.

 

6. Define en breves palabras qué papel juega el lector o espectador durante tu proceso de creación.

 

Cuando escribo el único lector que hay en mi cabeza es un lector hipotético. El lector, creo yo, es siempre una ficción del mismo escritor. No sé si existe como tal (como yo lo imagino) Pero mi escritura se debe más a un lector ideal; es parte de mi creación. Si escribiera para lectores reales, me parece, traicionaría mi escritura.

 

7. Recomiéndanos algunos libros que te hayan gustado en la adolescencia, o que creas que nos puedan gustar.

 

En narrativa no hay mejor lectura para la adolescencia que la narrativa fantástica, desde Felisberto Hernández a Italo Calvino, Borges, muchos cuentos de Cortázar, etc. Los cuentos y novelas de la uruguaya Armonía Somers, la narrativa de Horacio Quiroga o Mario Levrero.

En realidad, creo que la lectura es un entrenamiento y una “droga”. Cuando le tomás el gustito empezás a subir la dosis y complejizar el gusto. Por eso creo que no hay un lector “adolescente”, sino un lector que se anima. Y eso, con hábito, pasa a cualquier edad.

En poesía creo que los que ya nombré son buenos para empezar. Bastante antes de mis 18 años estaba muy pegada a Machado, Miguel Hernández y León Felipe. Y a la llamada Generación del 45 uruguaya, sobre todo Idea Vilariño y Mario Benedetti. Y después vino César Vallejo (a quien ya nombré) y Octavio Paz.

 

8. Elige alguna de tus obras para que la podamos leer/observar y cuéntanos por qué nos la recomiendas especialmente. (Esta es la obra que puedes enviarnos como "archivo u objeto adjunto".

 

A pesar de que soy poeta, les voy a enviar un cuento (tengo pocos pero tengo) Está publicado en una libro del Premio Paco Espínola, 2da edición. Es un relato que obtuvo una mención en dicho premio y que me parece divertido para ser analizado. Y creo que es entretenido. Lo elijo porque algunos adolescentes lo han leído y les ha gustado mucho. Quizás a ustedes también les guste. Y envío un poema que está en mi último libro de poesía (titulado “Espejismo en Reiteración Real”) y que tiene una estructura un poco extraña e inquietante. Creo que puede resultar un buen ejemplo de que no toda la poesía es como creemos que es.

El cuento se llama “DESVÍO” y el poema lleva un título “robado” a un verso del poeta mexicano Octavio Paz: “para acabar con todo”

 

9. ¿Qué consejo podrías darle a los adolescentes de nuestra edad?

 

Que lean, pues como me dijo una vez mi padre, quien lee nunca está solo. Además, la lectura ensancha la imaginación, elemento muy útil a la hora de ir por esta vida.

Y que se diviertan y gocen de la edad. No apuren el tranco. Ya quisiera yo tenerla otra vez.

Y no pierdan de vista al prójimo. Solos, no somos nada.

 

10. ¿Qué podrías recomendarle a un joven que quiera ser un artista?

 

Que la pelee, que se forme (en un escritor, la lectura de otros es su escuela primera), que no pierda la curiosidad jamás (el artista tiene que conservar al niño que una vez fue y la curiosidad es uno de los elementos indispensables de la infancia) Que sea el primero en juzgarse y criticarse porque esa es la manera de crecer como artista. Que no espere nada del afuera más que el alimento que proporciona como material de escritura. Ni el elogio ni la “pasada de mano por el lomo” fácil son buenas para quien quiere tomar seriamente el arte como actividad de su vida. Es uno que se debe a sí mismo y uno el que se erige como su primer juez.

Que sea riguroso con su creación. Hábito y empeño. La inspiración, sólo a veces, da resultados “redonditos” de primera. Pero en general hay que poner disciplina y tiempo. Me gusta decir que una obra nunca termina. Que siempre tiene cosas a mejorar.

 

 

 


Descarga
Para acabar con todo (fragmento)
Laura+V.+Alonso-Fragmento+para+acabar+co
Documento Adobe Acrobat 84.0 KB
Descarga
Desvío
Laura+V.+Alonso-+DESVÍO.pdf
Documento Adobe Acrobat 74.3 KB