Miguel Avero


Miguel Avero, Montevideo, 1984. Su obra ha sido publicada en revistas de Argentina, Colombia, España, USA, Inglaterra y Venezuela, entre las que cabe destacar la RIO GRANDE REVIEW (El Paso, Texas), PALABRAS ERRANTES (Londres) y PRAIRIE SCHOONER (Nebraska). En el año 2012 recibe una mención especial en el V Concurso de Poesía Joven "Pablo Neruda" organizado por la Fundación Pablo Neruda de Chile. Cursa un profesorado de Literatura en el IPA y participa del Proyecto de investigación "El cuento fantástico uruguayo a inicios del siglo XX" dirigido por el Lic. en Letras Claudio Paolini. Forma parte -junto a Santiago Pereira y Hoski- de Orientación Poesía, ciclo de lecturas poéticas que se desarrolla en los liceos de Montevideo y Canelones; juntos dirigen la antología online de poesía ultra joven uruguaya "En el camino de los perros". Forma parte de la antología "América Invertida", dirigida por la profesora Jesse Lee Kercheval.

En julio de 2015, invitado por la Universidad de York en Toronto, Canadá, participa del “Poet-tree project” dirigido por la Profesora y Doctora en filosofía María Figueredo.

 

"Arca de aserrín" (Ediciones en blanco, 2011) constituye su primer libro de poesía. En narrativa ha publicado el cuento "Micaela Moon" (Travesía Ediciones, 2014) reeditado en 2015 por Trópico Sur Editora, y el fanzine "Crack Vol I" (2015) y "Crack Vol II" junto a Didier Castro (Colombia) y otros autores. En 2016 publica "Que nadie pregunte por ti" (Bestial Barracuda Babilónica), prosa poética; y participa del Mundial Poético de Montevideo.


1) ¿Cuándo descubriste que querías hacer lo que haces ahora? ¿Cómo fue?


 Es probable que esto, que podríamos llamar “inicio”, se dio en la época liceal, seguramente a partir de cierta experiencia en una clase de literatura: la profesora colgó en el pizarrón un poema de Líber Falco -creo que era “Fuera locura pero hoy lo haría”- y nos pidió que escribiéramos algo parecido, pero con nuestras herramientas, motivaciones e intereses. De allí salió un poema triste y bastante malo que se titulaba “Un gorrión en mi ventana”. Luego de eso, jamás dejé de escribir.


2) ¿Te inspiras o te inspiraste en alguien o en algo alguna vez para crear? ¿En quién?

 

 No hay algo que me resulte especialmente inspirador, sí situaciones que se repiten y me otorgan material para la escritura: una caminata entre la lluvia, escenas de películas que funcionan como disparadores de ideas, conversaciones ajenas que suceden en mi presencia, la pérdida, los sueños, hallazgos inesperados en los libros. A veces, en momentos de creatividad huidiza, recurro a un libro de poemas de Paul Auster,super hermético, pero que logra desenredar algo en mí. Lo mismo con Free Play de Stephen Nachmanovitch.

3) ¿Cuál es tu lugar favorito para trabajar? ¿Por qué?

 

 Sin dudas el escritorio de madera de mi cuarto, con la biblioteca en frente y el ventanal a mis espaldas.


4) Muchos medios de comunicación nos muestran que el mundo anda muy mal… ¿Qué papel crees que juegan el Arte y la Literatura en el intento de crear un mundo mejor?

 

 Es difícil responder a esto. El caos se cierne sobre el mundo, pareciera que vamos saltando de crisis en crisis. Sin embargo a veces encontramos momentos puntuales de iluminación. He sentido instantes de plenitud creando o consumiendo arte, pero no sé si he combatido de algún modo la amargura de los otros. A veces creo ver un aporte de lo que hago en la sonrisa de los niños y adolescentes que presencian una experiencia de Orientación Poesía, pero no puedo estar seguro, nunca sabemos lo que ocurre detrás de las persianas de los otros.

 
5) Resume en una lista los motivos por los que quieres/necesitas ser un creador.

 

 Crear está tan presente en mi vida que no la puedo imaginar con esa carencia. El tedio me destruiría, sería un ser sombrío a tiempo completo. Inaguantable.

 

6) Define en breves palabras qué papel juega el lector o espectador durante tu proceso de creación.

 

 En mi caso siempre está presente el receptor. Cuando estoy enamorado escribo pensando que esa persona será la primera en leer lo que hago. También, dentro de los primeros lectores de mi imaginario están mis amigos. Cuando escribí Micaela Moon apunté a un público específico (los adolescentes de los liceos), pero también quería que el libro llegara a públicos diversos, por eso traté de incluir elementos que resistan a varias lecturas.

7) Recomiéndanos algunos libros que te hayan gustado en la adolescencia, o que creas que nos puedan gustar.

 

 En la adolescencia leí mucho a Poe y a Quiroga, también a Stephen King. Hoy recomendaría la lectura de Lolita de Vladimir Nabokov, Aullido de Allen Ginsberg y toda la obra de Borges.


8) Elige alguna de tus obras para que la podamos leer/observar y cuéntanos por qué nos la recomiendas especialmente. (Esta es la obra que puedes enviarnos como "archivo u objeto adjunto").

(Ver debajo de la entrevista)


9) ¿Qué consejo podrías darle a los adolescentes de nuestra edad?

 

 Que sepan aprovechar el tiempo: una charla con un amigo, una tarde con la familia, la lectura de un libro bajo un árbol antiguo. Pensar en el significado de la palabra construir. Hacerlo.

10) ¿Qué podrías recomendarle a un joven que quiera ser un artista?

 

 Que esté especialmente receptivo, atento a lo que lo rodea. Que lea mucho, que consuma arte en todas sus vertientes. Que aproveche los momentos de lucidez, que trabaje mucho, mucho su obra.

 

 

 


La imagen cuenta (palabras a tu foto de whatsapp)

 

La imagen cuenta,

cuenta que

-por ejemplo-

sonreís más acá del horizonte,

y el horizonte

que solo sabe ser hermoso

queda en un segundo plano

por cuestiones de obviedad:

sonreís,

más acá

(dentro de mí, también).

 

Y ahora que detrás de la imagen

hay palabras y encuentros

y noches al unísono,

y ya no pienso que vos no tenés idea

de quién soy

(por más que no la tengas),

tenemos,

ahora sí que lo tenemos,

un café en un escenario de lluvias

y una caminata frente al mar de noche

y gente que habla de nosotros,

es decir,

nosotros existiendo

en discursos de otra gente

que queremos

y nos quiere

y parece resolver

que somos un dúo interesante.

 

(No olvidemos que podrían estar

hablando de otra cosa,

de los atentados en París,

por ejemplo,

o del partido contra Chile.)

 

Pero la imagen sigue diciendo

que sonreís mucho más acá del horizonte,

pero qué lindo fondo te hace

y qué lindo tenerte

y tener el horizonte

 

y apagar la luz pensando

en la foto de mañana,

esa que no nos sacaremos

 

pero existe.